Einstein, El Universo y El Liderazgo

Aún cuando prestaba servicio militar, me sentía atraído por la pregunta que se ha planteado en el liderazgo desde tiempos inmemoriales: ¿Cómo es posible que haya líderes que pueden persuadir a la gente a creer en ellos y seguirles, mientras que otros líderes no lo consiguen?

 

Pero no fue la milicia la que me dio el marco de referencia para responder esa pregunta.

Fue Albert Einstein y su búsqueda por la teoría del campo unificado del universo.

 

Einstein es reconocido por sus teorías especial y general acerca de la relatividad, dos de los logros más importantes a nivel intelectual del siglo XX.

 

Pero existe un hecho no tan conocido como lo fue la magnífica búsqueda que emprendió durante 30 años – y que en últimas fracasó en ella.

 

Esta fue la búsqueda por la teoría del campo unificado del universo, una teoría que explica todas las fuerzas del universo.

Y fue esa teoría lo que me inspiró a mi, de forma humilde, para hallar una respuesta a la pregunta del liderazgo.

 

La teoría especial de Einstein combinaba el espacio y el tiempo dentro de un concepto simple conocido como el continuum espacio-tiempo.

 

El invirtió el resto de su vida tratando de desarrollar (fallidamente) una teoría unificada que incorporara la gravedad en el campo electromagnético.

Pero no fueron sus intentos de tratar de resolver los misterios de la física lo que me inspiró.

 

Fue su intento de unificar las grandes fuerzas del universo, eso es muy poderosamente motivante.

 

Tal y como existen grandes fuerzas que manejan las actividades del universo, estoy convencido que existen grandes fuerzas manejando las actividades del liderazgo.

 

Ya sea que estemos hablando de organizaciones pequeñas o grandes, de carniceros, panaderos o de fabricantes de velas, las mismas fuerzas del liderazgo – o leyes del liderazgo si prefiere llamarlas de esa forma – son aplicadas.

 

O al menos esta era mi teoría, esa era mi búsqueda: encontrar las leyes del liderazgo, si estas existen, y posteriormente mostrar cómo pueden ser aplicadas dichas leyes en cualquier reto organizacional.

Resumiendo, podemos tener una Teoría del Campo Unificado del Liderazgo.

 

No voy a entrar en detalles acerca de como desarrollé la teoría – lo cual sucedió luego de una búsqueda que duró muchas décadas, trabajando con líderes en todos los campos.

Desarrollé lo que denomino Teoría del Campo Unificado del Éxito en el Liderazgo.

 

Ciertamente no estoy unificando conceptos tan grandes como la gravedad o el campo electromagnético; pero mi teoría, de tamaño reducido, ha ayudado a muchos líderes a nivel mundial a incrementar la efectividad de su liderazgo a niveles mucho más altos.

 

Esta es la Teoría del Campo Unificado del Éxito en el Liderazgo. No se trata de polvo mágico que le va a transformar en un gran líder.

Se trata de una guía para ayudarle a fortalecer su liderazgo y esfuerzos de comunicación.

 

La TCUEL (Teoría del Campo Unificado del Éxito en el Liderazgo – en inglés UFTLS ) se expresa como una serie de cuatro postulados.

(1) LOS NEGOCIOS SUCEDEN CUANDO LA GENTE OBTIENE RESULTADOS

Claramente, esto no es un concepto extraño, como si se tratara de un OVNI. En vez de ello es un VAO – Vistazo a Algo que es Obvio.

Ya sea obvio o no, es algo ignorado por muchos líderes – por muchísimos líderes.

 

Muchos líderes encasillan estos conceptos como si se tratara de iniciativas de calidad, proyectos de reingeniería y programas de reducción de costos – todo ello a expensas de la gente que anima estos factores.

 

De hecho, conozco una organización que está pasando por su cuarta mayor restructuración en doce años.

 

Tres de estas iniciativas han fracasado, principalmente porque ellos ignoraron el aspecto humano y el liderazgo.

Esta nueva iniciativa también está condenada al fracaso.

 

La razón es obvia: en vez de estar siendo soportados por una estrategia de mercadeo excelente, productos ganadores o un liderazgo con visión del mercado, esta nueva restructuración tiene como protagonista ¡un nuevo sistema de computación!

Los oficiales están reestructurando la organización con miras a mejorar el empleo de ese sistema, no se enfocan en mejorar a la gente para obtener mejores resultados.

 

Me atrevo a decir que cuando finalmente ellos vean alguna luz al final del túnel y descubran la verdad, ya no habrá más posibilidad que buscar a los sobrevivientes que quedaron.

(2) LOS LIDERES NO HACEN NADA MAS IMPORTANTE QUE OBTENER RESULTADOS

Este es otro postulado bastante obvio. Sin embargo, cuando soy conferencias ante lideres en todas partes del mundo y les pregunto, “¿Qué es lo más importante que hace usted como líder”?, el 95% me responde lo que se pueda imaginar, menos eso.

Esa es la respuesta correcta.

 

Comprender el poder en la pasividad del “tener”. Los líderes no pueden lograr los resultados por sí mismos.

Ellos necesitan a otros para lograr esos resultados.

 

Hoy en día, con la velocidad, flexibilidad y el trabajo en equipo como valor impulsor de la competitividad, los líderes obsesionados con el control que tiranizan y micro administran sus negocios no pueden competir frente a los lideres que motivan a sus equipos para obtener resultados.

Resumiendo: El líder que “puede hacer que otros” obtengan los resultados.

(3) LA MEJOR MANERA DE OBTENER RESULTADOS DE LA GENTE NO ES ORDENARLES SINO MOTIVARLOS.

Como propósito de liderazgo, la motivación es otro de los conceptos que es mal comprendido por muchos líderes.

 

¿Si hay una mala comprensión acerca de lo que es la motivación, cómo podría una persona motivar a otro a hacer cualquier cosa? Existen cuatro “verdades eternas” de la motivación:

  • La motivación no es algo que la gente piensa o siente, sino algo que ellos HACEN FISICAMENTE. Solo cuando la gente actúa físicamente pueden ser definidos como “que están motivados.”
  • La motivación no es algo que podemos hacer a otra persona. Como líderes solo podemos comunicarnos. La gente que deseamos que esté motivada deben motivarse a sí mismos. Quien se motiva y el motivador son la misma persona.
  • La motivación es accionada por la emoción. De hecho, las palabras emoción y motivación proceden de la misma raíz latina, que significa “moverse.” Cuando deseamos que la gente se mueva, que actúen, es necesario comprometer sus emociones.
  • La motivación funciona mejor si es transmitida en un diálogo cara a cara.

(4) ESTAMOS LIDERANDO BIEN UNICAMENTE CUANDO LA GENTE QUE LIDERAMOS ESTA LIDERANDO BIEN.

Arrojemos a la basura el viejo concepto de liderazgo. Ese concepto antiguo que se basa en la idea de “tener seguidores” – siendo en este modelo los líderes exitosos aquellos que han conseguido gente que les sigue.

¡Eso ya está pasado de moda!

 

Hoy en día, la velocidad y variabilidad en el mercado demanda una nueva visión de liderazgo, un liderazgo que no solamente pueda afrontar esos cambios, sino que incluso los acelere y obtenga oportunidades en ello.

Esa visión es la cuarta proposición. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase: “Son líderes tan excepcionales, que son irremplazables!”?

 

Dentro del marco de referencia de la nueva dinámica del liderazgo, aquellos “grandes e irremplazables líderes” son en realidad pésimos líderes que ¡deberían ser despedidos!

 

Si la función de un líder es obtener resultados, entonces la mejor manera no es solo motivar a la gente, sino hacer que la gente lidere a otra gente a obtener esos resultados.

 

Cuando retamos a nuestros líderes a liderar de verdad, esto cambia su mundo y el nuestro.

Pero esto únicamente sucede cuando ellos están liderando bien.

 

Los anteriores son los cuatro postulados de la Teoría del Campo Unificado del Éxito en el Liderazgo.

 

Einstein fracasó en su búsqueda de la Teoría Unificada de Campos, pero el éxito o el fracaso de esta Teoría del Liderazgo reside en usted.

 

Póngala en acción. Deje que estas ideas le guíen y desarrolle estrategias, procesos y habilidades de liderazgo.

Usted comenzará a convertirse con el tiempo en un mejor líder.

 

Estos cuatro postulados se manifiestan de diferentes maneras en diferentes líderes.

 

Estas diferencias no son tan enormes como las diferencias entre la gravedad y los campos electromagnéticos, pero pueden ayudarle a hacer esa simple y terrenal tarea en la que descansa su carrera, cualquiera que sea su actividad: ser un líder.

Artículo traducido y publicado con autorización expresa del autor
Artículo traducido en español exclusivamente para EmpresarioVirtual.com por Monica Yaneth Loeb Willes
La utilización de este artículo en cualquier medio está expresamente prohibida sin la autorización por escrito de la editora.
Crédito de las imágenes: Pixabay

 

Brent Filson

Brent es Presidente y Fundador de The Filson Leadership Group, Inc. – y ha trabajado con miles de líderes alrededor del mundo, ayudándoles a lograr significativos incrementos con resultados sólidos y seguros.

Brent Filson es ha escrito 23 libros, siendo los más recientes:,


Inscribase a su boletín en línea gratuito y reciba la guía gratuita "49 Ways To Turn Action Into Results" (49 Formas de convertir la acción en resultados) en su sitio web.

 

Organización

The Filson Leadership Group, Inc.

Información de Contacto del Autor

Sitios web

 

 

www.actionleadership.com